• Econfinados. Víctor López

Criterios de selección de empresas

En entradas anteriores de la primera unidad vimos que existen empresas con o sin personalidad jurídica, pero puede que después de estudiarlo en la ESO ya no recuerdes lo que es. Así que antes vamos a explicarlo:


Una empresa con personalidad jurídica es aquella en la que el propietario, o personas que aportan el capital, y la actividad empresarial son dos partes diferenciadas dentro de la misma organización. Reciben el nombre de sociedades mercantiles.


Que exista personalidad jurídica o física en una empresa suele ser uno de los factores clave a la hora de escoger el tipo de empresa para cualquier negocio ya que suele tener un coste asociado, el de constituirlo mediante escritura pública ante notario. Además de la personalidad jurídica, existen otros criterios para seleccionar el tipo de empresa ideal para cada negocio, estos son:



EL TIPO DE RESPONSABILIDAD

La responsabilidad que los socios deben afrontar ante sus acreedores a la hora de pagar posibles deudas podrá ser ilimitada o limitada al capital aportado en la empresa.


EL NÚMERO MÍNIMO DE SOCIOS

Si queremos formar una empresa con un único propietario, tendremos que ceñirnos a aquellas que lo permitan, ya que en otras el número mínimo de socios es mayor.


LOS IMPUESTOS A TRIBUTAR

Los beneficios de las empresas con personalidad jurídica tributan según el impuesto de sociedades (IS). Los beneficios de las empresas con personalidad física según el IRPF.


EL CAPITAL MÍNIMO NECESARIO

Hay empresas en las que no existe un capital mínimo para crear el negocio, como el empresario individual, y otras en las que sí es necesario un desembolso inicial (SL o SA).


LA TRANSMISIÓN DE LA PROPIEDAD

Si quiero vender mi parte de la empresa, a veces puede ocurrir que la transmisión de la propiedad esté restringida, por lo que necesitaré la aprobación del resto de socios (SL). Si la transmisión de la propiedad es libre, dicha aprobación no será necesaria (SA).